Con el buen tiempo y ahora que las restricciones de confinamiento nos permiten disfrutar de nuevo del aire libre, llegan momentos difíciles para los alérgicos.

Los altos niveles de polen son una mala noticia para los sufren rinitis alérgica al tener a menudo síntomas como estornudos, dolores de cabeza, picor en los ojos e incluso inflamación de los oídos. Ahora que se nos permite salir más para hacer ejercicio, con el senderismo y la bicicleta de montaña en auge, la rinitis podría convertirse en un problema. Además, a medida que las temperaturas aumentan, dejamos las ventanas más tiempo abiertas, disfrutamos más de los jardines, por eso ¡la rinitis alérgica puede afectarnos también en casa!

Además de los estornudos y la congestión nasal, la rinitis alérgica puede ser particularmente problemática para los usuarios de lentes de contacto. La directora de Specsavers Ópticas Marbella, Nerea Galdos-Little, comenta: “Los que tienen rinitis alérgica y usan lentes de contacto pueden notar que la visión se vuelve borrosa y molestias en los ojos”.

Sin embargo, hay algunas cosas que los usuarios de lentes de contacto pueden intentar para reducir la irritación. Las gotas lubricantes especiales para lentes de contacto pueden ayudarte a calmar el picor, y el uso de gafas graduadas (en particular, las gafas de sol envolventes) puede evitar que el polen entre en los ojos. Los que sufren rinitis alérgica también podrían llevar lentes desechables diarias durante los meses de verano".

“Para evitar la irritación, intenta poner un bálsamo, como vaselina, alrededor de la nariz para atrapar el polen, y aspira y limpia el polvo de tu casa regularmente, o puedes probar otros remedios para la alergia sin receta. Quedarse en casa cuando los niveles de polen son altos también ayudará a evitar la irritación, y ducharse y cambiarse de ropa al llegar a casa ayudará a eliminar el polen de la piel y el pelo”, aconseja Nerea.

También es importante señalar que, si bien el goteo nasal es un síntoma común para los alérgicos, para algunas personas también se ha debido al coronavirus*. Si experimentas otros síntomas, como tos seca, fiebre o cansancio, ponte en cuarentena y consulta a un médico.

Es normal que los que sufren rinitis alérgica y tengan los ojos rojos, llorosos y con picor, estén experimentando, en realidad, conjuntivitis alérgica. El coronavirus puede causar conjuntivitis pero es poco

común, ocurriendo solo en alrededor del 1-3% de las personas afectadas. La conjuntivitis asociada al coronavirus tiende a aparecer en las últimas etapas de la enfermedad y junto con síntomas más comunes como una tos continua y fiebre. Si no tienes ninguno de los otros síntomas asociados con el coronavirus es poco probable que esta sea la causa de tu conjuntivitis.

Volver a noticias