Al aumentar el tiempo que tus hijos han pasado frente a pantallas digitales, tanto para el aprendizaje virtual como para el ocio, es comprensible que te preocupe su salud ocular. Por eso, para que puedas tranquilizarte, nuestros expertos explican los posibles impactos del tiempo frente a pantallas en los ojos de tu hijo y dan algunos consejos importantes para mantener sus ojos sanos.

¿Qué es el impacto de pantallas digitales en los ojos de tus hijos?

Los dispositivos digitales, como ordenadores portátiles y tabletas, son herramientas importantes para la educación, ya que proporcionan a los niños acceso a una cantidad infinita de información y recursos. Desafortunadamente, el uso prolongado de pantallas digitales, sin realizar descansos regulares o sin los ajustes correctos, podría afectar a los ojos de tu hijo, causando fatiga visual, dolor e incluso puede contribuir al desarrollo o aumento de la miopía.

Cansancio ocular digital

La fatiga o cansancio visual digital es una afección muy común que se produce por pasar tiempo prolongado frente a una pantalla. Que tus hijos pasen demasiado tiempo concentrados en dispositivos digitales puede provocar que sus ojos se fatiguen, y, si además, se sientan demasiado cerca de las pantallas, también podrían estar forzando los músculos de los ojos. El resplandor de la luz reflejada en las pantallas digitales también puede empeorar esta situación, haciendo que los niños fuercen aún más la vista.

Como explica nuestro director de servicios clínicos, Giles Edmond, “los ojos a menudo se pueden fatigar cuando fijamos la vista en pantallas durante un período de tiempo prolongado. Los síntomas a tener en cuenta en tus hijos incluyen: malestar en los ojos, dolores de cabeza, ojos doloridos o cansados, dificultad para enfocar, ojos secos, visión borrosa o doble y aumento de la sensibilidad a la luz".

Miopía (vista corta)

La miopía, o vista corta, se refiere a la dificultad que tienen algunas personas para enfocar objetos a cierta distancia, mientras que los objetos cercanos pueden verse con claridad. Es difícil identificar las causas específicas de la miopía, pero se han realizado algunas investigaciones para explicar los posibles factores que contribuyen a este defecto óptico. 

Aunque a menudo puede ser hereditaria, la miopía puede estar relacionada con haber fijado la vista en objetos cercanos, como libros y ordenadores, durante períodos prolongados en la infancia. Las investigaciones han confirmado que ahora los niños tienen el doble de probabilidades de experimentar miopía que hace 50 años, lo que también podría estar relacionado con el aumento en el uso de pantallas digitales durante la infancia, junto con una disminución general del tiempo al aire libre.1

Por lo tanto, es posible que el uso prolongado de pantallas digitales sin pausas y pasar menos tiempo al aire libre pueda aumentar el riesgo de que los niños se vuelvan miopes. Muchos niños, al volver al cole después de las largas vacaciones de verano, pueden comenzar a tener problemas para fijar la vista en objetos que están más lejos, como la pizarra.

¿Afecta la luz azul a los ojos de los niños?

Recientemente, se ha hablado mucho sobre la luz azul y los efectos potenciales que su exposición puede tener en los ojos, incluso en niños. En última instancia, no existe ningún estudio concluyente que sugiera que la luz azul de las pantallas digitales pueda tener un impacto negativo en los ojos de tu hijo. Lo que mucha gente cree que es "daño de la luz azul" suele ser simplemente fatiga visual digital, que se produce como resultado del uso frecuente de pantallas, o es posible que pueda tener un poco de miopía (miopía) o hipermetropía (hipermetropía) sin saberlo.

Encuentra más información sobre la luz azul aquí.

Consejos para mantener los ojos de los niños saludables en la vuelta al colegio

Como no es posible que tu hijo deje de usar pantallas por completo, hay algunas cosas que puedes hacer para ayudarle a proteger su salud ocular.

Tiempo recomendado de uso de pantallas para niños

Es difícil fijar un límite de tiempo para el uso de pantalla en niños, ya que las recomendaciones a menudo pueden depender de muchos factores, como la edad y el tipo de uso. Para ayudarte a establecer un límite razonable, debes pensar en las necesidades de tu hijo (por ejemplo, si necesita usar su ordenador portátil para hacer las tareas escolares) y en qué medida el uso de pantallas interrumpe sus otras actividades (como sociales o tiempo de sueño). Si piensas en estos factores, deberías poder establecer un límite de tiempo de pantalla realista para tu hijo.

Seguir la regla 20:6:20

La regla 20:6:20 es simple. Significa que tu hijo debería apartar la vista de la pantalla cada 20 minutos y mirar algo que esté a 6 metros de distancia durante al menos 20 segundos. Deberías animar a tu hijo para que siga esta regla, ya que relajará los músculos de sus ojos y le ayudará a reducir el riesgo de muchos síntomas de fatiga ocular digital.

Ajustar la posición de la pantalla

También es importante asegurarse de que todos los dispositivos o pantallas digitales estén a la distancia correcta para tu hijo. Además, la pantalla debe estar ligeramente por debajo del nivel de sus ojos, ya que mirar pantallas dilata los ojos y los seca más rápido.

Idealmente los teléfonos móviles deberían estar a unos 30 centímetros de distancia, las computadoras portátiles y las pantallas de las computadoras deberían estar a unos 60 centímetros, y la distancia con el televisor, debería ser de unos 3 metros. Esto permitiría que los ojos de tu hijo enfoquen correctamente las pantallas a la distancia correcta.

Programar algo de tiempo al aire libre

El agua es importante para todos los aspectos de tu salud, y la salud ocular no es diferente. Mantenerse hidratado ayudará a evitar el ojo seco, por eso es bueno que los estudiantes mantengan su botella de agua cerca y llena.

Estar hidratado

El agua es importante para todos los aspectos de tu salud, y la salud ocular no es diferente. Mantenerse hidratado ayudará a evitar el ojo seco, por eso es bueno que los estudiantes mantengan su botella de agua cerca y llena.

Establecer tiempo libre de dispositivos

También es una buena idea organizar algunos momentos sin dispositivos todos los días para ayudar a reducir la fatiga ocular de tu hijo y eliminar cualquier fijación o dependencia con los dispositivos digitales. Por ejemplo, se podría establecer un tiempo "sin pantalla" por las noches, utilizando este tiempo para conectar como familia - los padres podrían dar ejemplo apagando también sus dispositivos digitales.

Reserva un examen visual anual

Si has notado cambios en la visión de tu hijo en los últimos meses o ha presentado algunos de los síntomas anteriores, es mejor programar un examen visual. Recomendamos que los niños se hagan exámenes visuales todos los años para garantizar su salud ocular durante esta importante etapa de su desarrollo.

Contacta con tu óptica más cercana para solicitar una cita con uno de nuestros expertos.

Referencias

1. McCullough, S., O’Donoghue, L., and Saunders, K., (2016), Six Year Refractive Change among While Children and Young Adults: Evidence for Significant Increase in Myopia among White UK Children. [online]. Disponible en: https://doi.org/10.1371/journal.pone.0146332.

Todo lo que necesitas saber sobre el Coronavirus

Artículos relacionados

Mientras estás en casa…

Ejercicios oculares y consejos para mantener una buena salud el tiempo que estés en casa

Leer más

Coronavirus: Consejos para usuarios de gafas y lentes de contacto

Para más recomendaciones sobre cómo cuidar tu salud visual en estos tiempos.

Leer más

Descansa tus ojos

Ahora pasamos mucho más tiempo de puertas para adentro, aquí te explicamos cómo puedes evitar el cansancio ocular mientras estás en casa

Leer más