¿Qué es la blefaritis?

La blefaritis es una inflamación persistente de los párpados. Se trata de un problema común en adultos y niños, y puede provocar cierta hinchazón en el párpado, picor, irritación o incluso, en ocasiones, enrojecimiento del ojo. Esta afección suele producirse en aquellas personas que tienen tendencia a tener piel grasa, caspa u ojos secos.

¿Cuáles son los síntomas de la blefaritis?

  • Picazón y dolor en los párpados
  • Párpados unidos y dificultad para abrirlos, especialmente al despertarse
  • Se forman escamas o secreciones sebáceas en la base de las pestañas

La blefaritis puede desarrollarse a cualquier edad, pero es más común en personas mayores de 40 años. No es grave, aunque puede ocasionar más problemas. Por ejemplo, muchas personas con blefaritis también desarrollan el síndrome de ojo seco, que puede causar sequedad ocular, sensación de arenilla y dolor. Es raro que puedan darse otros problemas que amenacen la vista, especialmente si se identifican y se tratan rápidamente las complicaciones que se puedan desarrollar.

¿Cuáles son las causas?

La blefaritis puede ser causada por una infección o el resultado de una complicación de una enfermedad de la piel, como:

Dermatitis seborreica
Una afección que hace que la piel se vuelva grasienta o escamosa

Rosácea
Una afección que provoca enrojecimiento facial y manchas en la cara

¿Qué tratamientos hay disponibles?

La blefaritis suele ser una afección a largo plazo. La mayoría de las personas experimenta episodios repetidos, separados por períodos sin síntomas.

Si bien por lo general no se puede curar, una rutina diaria de limpieza de párpados que involucra la aplicación de una compresa tibia, masajear suavemente los párpados y limpiar las costras, puede ayudar a controlar los síntomas. Las toallitas y las soluciones medicinales son muy efectivas para controlarla.

Los casos más graves pueden requerir antibióticos que se aplican directamente en el ojo o los párpados, o se toman por vía oral. En casos aislados, puede ser necesario derivarlo a un oftalmólogo para realizar más pruebas y tratamientos.

Si cree que necesita ayuda, comuníquese con su óptica Specsavers más cercana.